Las malas noticias de Nicola Sirkis

Foto: Indochine Perú
Estimados lectores, componentes aislados pero ligados por fuerzas no gravitacionales y no magnéticas en este "Universo Indochine", les tengo malas noticias. Tengo una adicción. No puedo salir de ella, todos los intentos han fracasado, pero gracias a esa adicción - la lectura - compartiré con ustedes "las malas noticias" de Nicola Sirkis. 

Acabo de terminar de leer su primer y pequeño libro del líder y cantante del grupo Indochine, Nicola Sirkis. El libro Les mauvaises nouvelles* (las malas noticias) es una novela o relato corto, dividido en 13 pequeñas historias, contadas con un lenguaje simple, con expresiones propios de los adolescentes en algunos casos.

Probablemente a algunos les robará alguna risa, a otros por el contrario los enfadará o quizá los dejará indiferentes por la forma como esta plasmada las fantasías y/o realidades cada una de las historias.

Para aquellos que no lo leyeron, les haré un comentario de manera general sin entrar en detalles en cada capítulo, al menos para que sepan de que se trata sus "malas noticias" de Mr. Sirkis.

El libro inicia con Julien y Alice, dos adolescentes de 14 y 11 años respectivamente, quienes descubren que se atraen mutuamente, entonces deciden tomar el tren e instalarse en un hotel, sin fecha de salida o partida. Una vez llegado allí, no saldrían. Sin alimentos se encerraron en la habitacion dejando de lado lo que normalmente uno necesita: no es que ellos querían morir allí, sino todo lo contrario - querían vivir sus vidas, amarse infinitamente día y noche. La habitación N° 09 sería su paraíso como Adán y Eva desnudos y unidos para siempre.

Los adolescentes experimentaban sus cuerpos, se acariciaban mutuamente. Cito:
Los dedos, las manos descendían ahora sobre el tórax, hacia el pecho, allí donde no había todavía los senos, senos de mujer, sólo senos de una hermana  menor. (p.14)
Los movimientos de dos pequeños y curiosos cuerpos no cesaban, hasta que llegó un momento dado donde el pudor entre ellos desapareció, dando lugar a lo más dulce que puede experimentar el cuerpo, tal como ellos querían, como se lo habían imaginado.

"¡Siénteme! ¡Siénteme, mírame! ¡Diséñame!", le decía la pequeña de cuerpo de niña, mientras él la observaba por horas sin dejar de llenarla de caricias infinitas hasta quedar dormidos.

Ya habían pasado tres días y tres noches, la policía llega a la casa de los padres para decirles que tienen buenas noticias, que los adolescentes habían sido encontrados sanos y salvos en un hotel no lejos de Biarritz. Escuchando el nombre del hotel, Hotel de la Falaise, los padres consternados no saben que decir, se sienten un poco mal.

La policía les asegura, cito otra vez:
No hubo nada de grave, excepto, por el instante, los dos adolescentes rechazan de salir de su habitación, los dos están completamente desnudos; que los adolescentes habían quemado todas sus ropas en el balcón. Por otro lado, fue así como se los encontró. (p.15)
La madre quedó abatido por las declaraciones de la policía. Era el hotel donde había pasado su luna de miel con su marido - la habitación N° 09.

En la parte de China Daily, una historia no tan interesante, pero se vuelve dramático sólo para el compañero de Juliette que prefiere enviarle al pobre hombre a buscar sus accesorios propios de una mujer. Las malas noticias inicia cuando ambos llegan a Pekín y, se encuentran si sus maletas. Entonces Juliette pide a su compañero que encuentre una píldora anticonceptiva y el tampón de higiene vaginal similar a la que venía en su maleta. Imposible hacer el amor tranquilamente - sin protección.

Un viaje que Juliete y su compañero habían planeado hace más de seis meses, era su sueño de ambos que se hacía realidad, una recompensa al esfuerzo de sus vidas en Francia. Pero se transformaría en dolor de cabeza, porque su embajada francesa en China estaba cerrada - imposible pedir alguna ayuda. Continuando a borde de un taxi llega a la embajada de Suiza, como siempre los suizos muy preparados para todo, tenían las píldoras que Juliette quería.

Entre toda la búsqueda y el regreso al hotel ya había pasado unas tres horas aproximadamente y, cuando ingresa a la habitación, se encuentra con una Juliette toda radiosa y sonriente con su caja de Tampax abierta a lado de la mesa.

Cito lo de Juliette:
Ellos encontraron mi maleta... ¡Genial!, había todo en el interior. Ahora todo va bien. Me dijeron que el tuyo, llegará dentro de tres días al hotel, porque aún se encuentra en París. Es una buena noticia, ¿No? (p.34)
En la parte del Peep Show, imagínese a 7 o más individuos en posiciones acrobáticas donde existe una cierta conexión directa entre ellas, pues aquí todo está en movimiento desde los dedos hasta el cuerpo entero, desde suaves hasta intensos, entre idas y venidas; donde se escucha curiosos gemidos....
Todo el mundo estaba desnudo, completamente desnudo, no hace falta decir, y entendíamos sólo quejidos y gemidos, de placer y de deseo, que llenaban todo el apartamento. Visto desde lo alto (p.38)
Así lo describe el domador de pulgas M. de Villière, quien había puesto las manos en la decoración e incluso en la construcción del apartamento para que las "pulgas acróbatas" estén accesibles a la gran mayoría, ya que hasta hace poco estaban prohibidas a los menores de 18 años.

Bueno dejemos a M. de Villière y a sus pulgas "erótico-acróbatas", pasemos a Justine, la niña de 11 años, aprovechando la ausencia de su  madre durante su trabajo, decide llamar todos los días a la misma hora a un adulto, para contar sus deseos, sus ganas, su incomodidades, sus angustias, etc., así como también lo que hace su madre en su habitación, mientras ella observa desde la puerta o cerca de ella. Cito:
Después que mi papá se fue al hospital, mi mamá, ella va con otros papás...ella hace el amor con ellos, eso pasa todos los domingos, yo los vi. Ellos están completamente desnudos sobre la cama y no dejan de acariciarse y, mamá, ella grita con frecuencia, lo encuentro divertido verlos..... (p.51)
Una niña abandonada por la madre y por sus hermanos mayores, no hace más que cuestionarse y contar a un desconocido, con total inocencia, curiosidad y dudas  del cual es testigo con frecuencia.

En otra parte del pequeño libro de Nicola Sirkis, consagrado al Suicidal tendencies, es mucho más interesante, se habla de un joven de 17 años quien toma la decisión de suicidarse, pero antes de eso promete escribir una carta a su madre, a su padre y a su novia Charlotte, para  disculparse; pero no sólo eso, sino también sus razones por las cuales había tomado esa decisión. Cito:
Por ejemplo, ya somos diez veces más numerosos sobre la tierra, no llegamos a alimentar a todo el mundo; desde que hay un nuevo nacimiento en una familia, desde que hay un bebé en el barrio, todos ustedes están allí para decir y repetir: ¡oh! qué lindo... que él es maravilloso y gnagnagna....(p.96-97)
Pero en diez años él estará quizá muerto de hambre o por enfermedad o de catástrofe natural o aún a causa de un accidente. ¡Eso es la verdad! ¿Qué es lo que les interesa a usted en el fondo? ¿El presente? ¿Y el futuro? Qué es lo que tienen ustedes en la cabeza: sus próximas vacaciones, los programas de la tele de la semana siguiente, la crisis económica...evidentemente y, luego por su puesto, molestarme con el trabajo del colegio y el desempleo...... ¡Maldito, qué futuro! (p.97)
Parte del Suicidal Tendencies. Foto/ Indochine Perú
Y, así podemos ir citando sus explicaciones del joven que denuncia los problemas de este mundo de cambios bruscos e injustos, pasando por el problema del capa de ozono, la bomba de Hidrógeno o las enfermedades, donde ya uno no puede confiar ni es su pareja, porque uno no sabe si puede ser portadora o no del VIH o de las tantas enfermedades transmisibles de esta sociedad contemporánea, donde incluso la libertar o privacidad son violadas con frecuencia.

Ante todo eso... Cito:
Besar o hacer el amor, como a usted le guste, entre chicas, entre chicos, juntos, fue nuestro sólo y único espacio de libertad que quedaba para nosotros...los jóvenes. No necesitábamos pedir el permiso a nuestros padres, ni a nadie, además de que era gratis (p.100).
Dice el joven, quien al final muere lanzándose de un avión.

Les mauvaises nouvelles, un libro un poco pícaro yo diría, con cierta dosis de erotismo, un poco perverso y atrevido quizá con el Touch Gang, un poco de realismo con Suicidal Tendencies, timidez y confusión en la oscuridad con L'ascenseur sans retour (El ascensor sin retorno).

En general un poco interesante cada una de las historias donde existe algunos desafíos que hacer frente, a la cual Nicola los llama "las malas noticias", pero al fin y al cabo, después de todo, siempre terminan con las buenas noticias.

Sin más que adicionar, hasta otra oportunidad señores lectores.

*Les mauvaises nouvelles, Nicola Sirkis, Editeur : J'ai lu, 2007.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.