Sirkis y Dolan ponen los puños sobre la "i"

El rockequero francés y el cineasta quebequés respondieron a las preguntas de Paris Match, donde ambos abordan una misma tematica, pero con diferente óptica.

El cineasta Xavier Dolan quien realizo el año pasado el video clip College Boy, que produjo una polémica en Francia y fue censurado por el Consejo Superior del Audiovisual (CSA). Por su parte Nicola Sirkis, había dicho que con este video clip lo que se quería es denunciar los acosos en las escuelas.

Pero, antes, como ya es un buen hábito de mi parte, en esta oportunidad debo agradecer a Marion, Jefe de la redacción numérica de Paris Match por haberme autorizado la traducción de la entrevista. A continuación las respuestas de los dos artistas, publicado en Paris Match el 11 de abril del 2014.

Paris Match. ¿Cómo usted vivió la polémica alrededor del clip "College Boy"?
Nicola Sirkis y Xavier Dolan
Xavier Dolan (X.D.). Fue muy frustrante. Mi intención original era benévola, aunque quería denunciar las violencias en la escuela. Esto resultó totalmente contra-productivo de censurar una obra que quiere apoyar una discusión.
Nicola Sirkis (N.S.). Esto ha demostrado sobre todo un cierto estado de ánimo francés. Yo estaba en Quebec unos días después del lanzamiento del video y los de Quebec eran los primeros sorprendidos por el giro que tomaban las cosas en Francia. Desde tres cuatro años, vemos el crecimiento de los integrista y todo el discurso moralizador que lo acompaña. Recientemente conocí a Françoise Laborde, miembro de la CSA, que hizo prohibir el clip. Le dije que ella había manejado mal este tema. Ella me dio a entender que ella estaba, primero entre cockteles y, luego que ella no había visto el expediente. ¡El CSA autoriza cosas mucho más violentas y mucho más perturbante para los jóvenes todas las tardes!

Nicola, ¿Usted pidió a Xavier un clip "violento"? 

N.S. Habíamos conversado de ello, yo sabía que iba a ser violento, pero también que no sería gratis. Xavier es un director de cine que me suscitó interés desde su primera película. Fue la misma conmoción para mí que el descubrimiento de Cyril Collard veinte años antes. Su equipo me contacto un día para usar "Troisième sexe" en su película "Les amour imaginaires" (“Los Amores Imaginarios”). Yo estuve orgulloso de saber que él conocía nuestra música, desde su Quebec distante…

En vuestras respectivas obras, ustedes claman alto y claro el derecho a la diferencia. 

X.D. ¡El derecho a la libertad!
N.S. Que es el mismo que el derecho a la diferencia. Elegir para hacer  rock a finales de 1970 en Francia no fue un camino fácil. Después, maquillarse, afirmar justamente su diferencia era una forma de salir del anonimato, pero, también para mostrar que la perversidad del mundo no era lo que queríamos liberar, sino lo que queríamos denunciar. El rock y el cine son pilares de la provocación "útil". Para mí, hay películas, grupos, movimientos artísticos que han cambiado el mundo.
X.D. Fotos, películas y canciones han cambiado mi vida y continúan haciéndolo. El arte reescribe nuestra vida de manera subliminal. La mayoría de las veces, no nos damos cuenta.
N.S. Cada generación también ha experimentado choques que nos damos cuenta. Para la mía, es la película de Brian De Palma "Phantom of the Paradise” (El fantasma del paraíso). Los artistas que rompieron los dogmas y decían: "Vete a la mierda" nos inspiraron. Hoy, me sorprende que los que llevan las riendas de las disqueras quieren empleados. Antes eran los artistas que daban empleo a las casas disquera. Y eso produce Miley Cyrus y todos aquellos artistas dóciles que dicen "gracias, hola, adiós."
X.D. Miley Cyrus se emancipó de este modelo. Pero en el fondo estoy totalmente de acuerdo con usted. Hay una inversión de la relación entre los artistas y la industria.
N.S. "Tom à la ferme" (“Tom en la granja”), tu película es el ejemplo perfecto de lo que puede aportar la diferencia en un mundo "redneck" [literalmente “nuca roja”, termino  popular que designa el estereotipo de un estadounidense. Puede ser usado con carácter discriminatorio, ndrl]  y cómo el comportamiento hábil de los dos actores hacen cambiar la vida de todos.

Xavier, ¿está de acuerdo con esta visión?

X.D. No me atrevería a decirlo así, pero, se trata sobre todo para mí de un largo metraje sobre la intolerancia que es tolerado, en el creciente abismo entre el hombre de la ciudad y aquello de la provincia, sobre la manera donde, a la larga, se domestica la violencia y se termina por aceptar. Pasé parte de mi infancia con mi tía abuela devota, en el campo, sé de lo que hablo.
N.S. Tengo la impresión que, gracias a las redes sociales, las personas que viven en las provincias son mucho menos abandonado que antes. Los de Lyon o los de Bordeaux no tienen mucho que envidiar a los parisinos.


"Tom à la ferme" también evoca la homosexualidad escondida, casi vergonzoso. Los personajes no lo evocan para no lastimar a su familia...

X.D
. No es el tema principal. La violencia viene del hecho que la homosexualidad de los héroes es un secreto. Pero esto es una situación que muchos jóvenes han conocido.
N.S. Esto da lugar a escenas casi cómicas en una situación muy dramática. En todo caso, yo no había visto una película de tanto éxito desde hace mucho tiempo. Estoy sobre todo sorprendido por su capacidad para encadenar proyectos, por tu lado aventurero. No imagino en lo absoluto como director para encontrar el dinero, luego los actores, después escribir el guión... Esto es una responsabilidad permanente.
X.D. Nosotros tenemos un sistema en Quebec que permite financiar los proyectos culturales, aunque los sobres son bastante delgados. El problema, es que no podemos hacer más de 30 películas por año, que es nada comparado con los 350 que se producen en los Estados Unidos. Decidí no esperar de este sistema, por lo que yo no recibo pago, yo invertí todos mis ahorros en mi cine.
N.S. La más simple efectivamente si queremos hacer las cosas es auto-financiarse. Para hacer el vídeo de "College Boy", nosotros evitamos pasar por nuestra disquera que habría demorado las cosas, como de costumbre.
X.D. Cuando Nicola se acercó a mí, le dije de inmediato que iba a ser caro.
N.S. En fin, no es un presupuesto enorme, debe ser alrededor de 70 mil dólares. Conozco clips que cuestan mucho más caro… En Canadá, el mercado es tan pequeño que los ingresos son insuficientes para reembolsar la inversión.
X.D. El mercado en Quebec es endogámico. Me siento mal cuando veo que sólo hay 40.000 personas que fueron a ver "Laurence Anyways". Nosotros somos 8 millones... "Avatar", sin embargo hizo 2 millones de entradas, pero es una película más atractivo que a mía.

¿Siente usted mal querido? 

X.D. No, pero se llega a conclusiones apresuradas acerca de mí.
N.S. Nosotros, desde la creación del grupo, una parte del público y los críticos nos quiere cuando la otra nos detesta.
X.D. Yo, mido el amor o la amistad que la gente me da según el número de entradas de mis películas.
N.S. Indochine comenzó a ser respetado cuando la gente venía en grandes cantidades a nuestros conciertos. Un disco no es frecuente que un álbum más. Llegamos a más personas en un concierto, es aquí donde estamos completamente libres exactamente donde ningún CSA vendrá a censurarnos...
X.D. Lo que es un resultado para ti, para mí, es imposible obtener. No hay comunión entre un realizador y un público. Lo importante es que se ven mis películas. El fracaso de "Laurence Anyways" sigue siendo un gran dolor para mí. Tengo la impresión de no haber sido comprendido.

Ustedes evocaron al comienzo de la entrevista, el tema de la intolerancia. ¿Usted tiene el sentimiento ahora que las cosas avanzan en la buena dirección?

X.D. En Europa las cosas empeoran, pero no en los Estados Unidos. El Occidente se fragmenta en dos hemisferios. Europa está disminuyendo  al nivel de las actitudes y la tolerancia. La subida de los de la derecha en ustedes nos horroriza en América del Norte.
N.S. Lo peor para mí es la mentira y la desinformación cuidadosamente mantenidos por los conservadores. En Francia, no hay más de Jean Moulin, nadie para decir alto y claro que la extrema derecha francesa tiene el mismo discurso de Adolf Hitler en la década de 1930, en términos relativos. Pero no son ni los judíos, ni los inmigrantes, ni los homosexuales que son los responsables de la crisis. Son los bancos. Vivimos de pronto en una Francia lleno de envidia. Estoy horrorizado de la ignorancia general,  de aquellas que se tragan todo. Tenemos un gran hermoso patrimonio cultural, somos cada vez más ignorantes.

Xavier, si Hollywood te llama para realizar una parte de "Avengers" (Los Vengadores), ¿qué le dirías?

X.D. ¡Yo iría con mucho gusto! Pero sé que no me llamaran, la industria del cine no me necesita. Porque me asocian con el cine independiente, simplemente es bueno ser presentado en Sundance. El público prefiere ir ver "Los Vengadores" que "Tom en la granja", porque él piensa que deberíamos ver mis películas "para la cultura" y no por placer. ¿La gente se hacia la misma preguntaba en los años 1930 para "Metrópolis"?
N.S. Indochine está en dos situaciones, demasiado rock para la televisión francesa, no tan agresivo para medios sofisticados. Pero en nuestros conciertos, mientras que la sociedad es cada vez más separada, nosotros reunimos a todas las clases sociales, de todas las generaciones. Por lo menos hemos logrado hacer eso.
© Vladimir SØREN.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.