El reencuentro indo-franco-peruano en París

Cuando Vladimir Jankélévitch dice: "Podemos, después de todo, vivir […] sin filosofía, sin música, sin placer y sin amor. Pero no tan bien", el Filósofo tiene razón. Y, para elevar el bienestar, a veces es necesario ponerle un poco de texto a lo vivido durante algunas horas el 02 de agosto 2014 en París.

Un tema en común

Admiradores de Indochine en París. Foto Indochine Perú
En agosto, caminar por las calles parisinas, es como si los franceses no existieran, casi nadie habla francés, lo único que se escucha es: "Where is ………… street?" y "Okay, Okay". Son los turistas extranjeros, porque Francia es el país más visitado en el mundo, con 84,7 millones de turistas extranjeros, según un reporte de la Dirección General de la Competitividad de la Industria y Servicios [1]. A pesar de que la mayoría de los franceses están de vacaciones y de viaje, algunos, como Cyril, Helena, Sandrine, Sara, Bruno, William, Julie, Renato,…. se dieron un tiempo para la cita.

Pero, ¿Qué hay de común entre los franceses y peruanos que en esta oportunidad se reencuentran en el Parc Manceau en París? ¿Qué hay de común entre un abogado y una modelo? ¿Qué hay de común entre un estudiante informático y un enfermero que estudio historia del Arte? ¿Qué hay de común entre un químico y una futura arquitecta? ¿Qué hay de común entre un empleado ferroviario y una asistente se ventas? Y ¿Qué hay de común entre los que tienen más de 50 años con aquellos que tienen 30 o 24 años? El tema en común y la razón principal es conocernos fuera de las habituales salas de conciertos del grupo más longevo de la historia del rock francés, Indochine.

Cuando llegué a la puerta del parque, unos 5 ya estaban allí, nos presentamos brevemente y, según iba transcurriendo los minutos el número de personas iban aumentando, bajo un agradable brillo solar. Desde el primer instante, escuchar algunas anécdotas de cómo conocieron al grupo, en algunos casos es como hacer girar las agujas del reloj en sentido contrario para situarnos en el tiempo de hace 30, 20 y/o 10 años.

Parc Manceau, París. Foto: Indochine Perú
Algunos de los presentes ostentan algún polo, pulseras, bolsas y, evidentemente también está  "el gusto por el irreversible", es decir los tatuajes como dice Alexandre Lacroix. Pero,¿Qué tipo de tatuaje? No es la calavera que Stalin tenía sobre su pecho, tampoco la ancla marina que tenía Churchill sobre el brazo izquierdo [2], sino todos alusivos al grupo Indochine.

Lejos de las emociones y expectativas cuando uno va asistir a algún concierto de Indochine, esta vez todos están tranquilos, relajados, sonrientes, alegres, etc. Entonces uno se pregunta: ¿Para qué los admiradores de Indochine acuden a este reencuentro? Para Cyril y William, que siguen a Indochine desde hace varios años y de épocas diferentes, éste reencuentro en un parque público es para poder pasar un día agradable entre los que gustan de la música de Indochine, para contar anécdotas sobre algún concierto, disco, álbum, etc.

¿Indochine debe regresar al Perú?   

Cuando le pregunté a William, si viajaría al Perú, si el grupo decide regresar para dar uno o varios conciertos, él responde: "Primero, tendría que encontrar la solución para que mi amor [Sandrine, ndlr] no tenga miedo en subir al avión. Si no, no hay ningún problema, viajaríamos…" me dice muy contento y sonriente dirigiéndole la mirada a Sandrine. Por su parte Cyril en señal de aliento y esperanza para los peruanos, dijo: "Francamente, espero que Indochine regrese al Perú. Hay muchos peruanos que están esperando eso. Ojala el grupo decida regresar pronto". También agradeció a los presentes: "Muchas gracias por haber venido, de alguna manera tener a alguien de Perú, es un gusto para nosotros".

Parc Manceau. Foto: Indochine Perú
Mientras tomábamos algunas debidas (no alcoholizadas por supuesto), algunos sándwich, pequeños dulces, agua, etc. que cada uno trajo para compartir, cada quien conversaba con su vecino o vecina, es allí donde uno no solo habla de Indochine, sino de alguna otra pasión. Por mi parte busqué a alguien para hacer algunas preguntas, así encontré a Helena. Cuando le pregunté cómo podría describir este ambiente, ella sin vacilaciones y muy sonriente me dice que "es magnífico, un día bonito con sol radiante". En otra parte de la conversación, ella asegura la influencia del grupo sobre su personalidad. "Indochine a influenciado mucho en diferentes aspectos de mi vida....,sin embargo mantengo mi propia personalidad", dice Helena, quien asistió a más de 15 conciertos del Black City Tour. Continuando con Helena, en referencia a los admiradores peruanos que están impacientes para ver el regreso de Indochine, ella dice: "Es verdad que hace muchos años no ha regresado Indochine al Perú. Pero vemos a peruanos que vienen a sus conciertos. Personalmente me gustaría mucho que Indochine regrese al Perú".

Las declaraciones de Helena y Cyril se suman al anhelo de los peruanos, quienes el 22 de junio (cumpleaños de Nicola Sirkis), hicieron unos vídeos para saludar por su cumpleaños e hicieron también un pedido al grupo para que regresa al Perú [3]. En ese sentido, ¿Indochine debería regresar al Perú? Sin entrar en detalles, categóricamente, por supuesto que sí. Pero ¿Indochine regresará al Perú? En este caso, aquí la respuesta lo tiene Nicola Sirkis, él decidirá cuando regresar para hacer realidad el sueño de los  americanos (peruanos, colombianos, argentinos, brasileños, ecuatorianos, etc.).  

Rostros conocidos

Parc Manceau, París. Foto: Indochine Perú
Entre los que asistieron a este reencuentro, más de uno me parecen rostros conocidos, aquellos de William, Sandrine, Lydie, Buno, ... lo vi en algún lugar. Por ejemplo en La Cigale y en el Stade de France el 27 de junio último, lo vi a Julie (acabo de preguntarle su nombre). Julie muy encantadora y simpática cuenta muy emociona su experiencia vivida en Londres, donde Indochine se presentó el 14 de julio 2014, en el O2 Shepherd's Bush Empire. Para ella, "el concierto en Londres estuvo muy intimo como aquel que fue en La Cigale [28 de marzo 2014, ndlr]. Los dos conciertos con mucho ambiente...". Julie incluso se animó a contarnos una pequeña:"Yo estuve entre los que habíamos pagado todo en Francia, pero cuando llegamos a Londres nos informaron que las entradas no habían sido pagadas……Llamaron a Francia para ver el tema. Nadie respondía[el 14 de julio en Francia fue feriado por la fiesta nacional, ndlr]. Estuvimos preocupados. Pero al final, solo faltando unos minutos para el inicio del concierto, se soluciono el problema. Todo eso lo hizo muy intenso y diferente a este concierto...", concluye Julie.

Hasta aquí, una parte esencial de este simpático reencuentro. Ahora vamos a ver un poco lo que está pasando en el Perú. El motivo, es que algunos quisieron conocer un poco más sobre los indo-admiradores peruanos.

La situación de Indochine en los últimos 20 años en el Perú

De alguna manera, estar en este reencuentro Franco-Peruano, tenía la responsabilidad de hacer conocer un poco lo que viene pasando con los indo-admiradores peruanos. Algunos de los presentes también quieren conocer sobre las razones por las cuales existen muchos admiradores de Indochine en tierra Inca. "Cuéntame o cómo es que existen muchos peruanos que les gusta Indochine", me dice una de ellas. Traté de resumir y decir lo esencial. Lo dicho y con otros detalles adicionales, ver : Indochine en los últimos 20 años en el Perú [4].

El valor de la música de Indochine

Momentos con el audio de Miss Paramount
El valor de la música de Indochine para un admirador no se mide por cuanto discos vendió el grupo, ni por cuantos premios recibió (no estos diciendo que Indochine no las tiene), ni por cuantos discos u objetos compraste del grupo, ni por la cantidad de conciertos que asististe; sino por el bienestar que produce en la persona el solo hecho de escuchar las canciones, por la significación que usted le da a lo real, cuando tu sistema límbico, es decir, aquello que tienen que ver con la memoria y las emociones y que te hace sentir el gusto de vivir. Es allí donde está la verdadera dimensión de la esencia del valor de la música de Indochine y de cualquier otro artista. Esto es lo que produce las canciones de Indochine en mí y probablemente en más de uno. Ver  a la gente bailar y cantar la canción Miss Paramount, aquí en el Parc Manceau, de alguna manera corrobora la hipótesis del valor musical y los efectos a nivel de la psique del hombre. Todos  están felices y contentos. Bueno, aquí nos detenemos con los textos a este rencuentro.

Finalmente, quiero agradecer a cada uno de los que asistieron a este reencuentro y en especial al organizador Cyril. Sin ellos quizá nunca hubiese escrito esta nota, ni la situación de Indochine en estas dos últimas décadas en la prensa peruana. Fue muy gratificante pasar el día con ellos, bajo la cubierta musical de Indochine. Espero verlos en otra oportunidad. Y, por otro lado, todos serán bienvenidos a tierra Inca y, si vienen juntos con Indochine, mejor aún.

Hasta pronto a todos.


Fuentes:

[1] Direction General de la compétitivité de l’industrie et services (DGCIS) : http://www.entreprises.gouv.fr/etudes-et-statistiques/4-pages-ndeg36-la-france-demeure-pays-plus-visite-au-monde 
[2] Philosophie magazine, N° 81 été 2014. P.29 – 30. 
[3] (Video) Saludo a Nicola Sirkis por su cumpleaños: http://youtu.be/xDIZuEwbkeg, los admiradores de Indochine piden su regreso al Perú: 1/2 http://youtu.be/n_MSkFCQ370, 2/2 http://youtu.be/zRE2g2BaiYg.
[4] La situación de Indochine en los últimos 20 años en el Perú:  http://shar.es/1nyj3d

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.