IP Reporte - Europe City Club Tour - Crónica: Indochine, por partida doble

El público en la sala. Oslo, 2015. Foto: Jennifer Luna
Tenemos el placer de compartir con ustedes la crónica de Jennifer, quien estuvo en dos conciertos durante el Europe City Club Tour de Indochine, en el mes de abril de este año.

A través de sus textos, fotos, vídeos, etc., los IP Reporteros son principalmente todos aquellos que nos muestran lo que hoy en día es Indochine.

Lo que usted va leer a continuación, es la experiencia vivida por Jennifer en Milán y Oslo. Muchas gracias a Jennifer por su texto y las fotos. 

Indochine, por partida doble
En los años 80, “mis padres no me dejaron ir a verlos…" 
En mi época de adolescencia, es decir en los 80's, había una banda que particularmente llamaba mi atención porque, además de la música y buen ritmo, sonaba completamente diferente a lo que yo había escuchado hasta la fecha… ¡Cantaban en francés!
Y cuando Indochine llegó a Lima… ¡Oh por Dios! mis padres no me dejaron ir a verlos pues, según ellos, yo era muy niña para andar de conciertos rockeros.
La verdad es que los años pasaron y poco a poco les perdí el rastro… Hasta que en el 2013, por cosas de la vida, empecé a estudiar francés junto a mi esposo (que por cierto sabe de música como nadie y gracias a ese gusto musical, nos hemos dado el lujo de viajar por muchas ciudades para ir a diferentes festivales rockeros).
¿Qué estaría haciendo el grupo actualmente?
El asunto es que cuando empezamos estudiar el idioma francés, empezamos también a comprar los discos de Indochine para practicar la pronunciación y afinar el oído…. Y revivimos aquellas épocas en que, cada quien por su lado, disfrutábamos de Indochine. Entonces empezamos a averiguar preguntándonos ¿Qué estaría haciendo el grupo actualmente? Hasta que nos dimos con la grata sorpresa del Europe City Club Tour.
Concierto en Italia y Noruega
Sin pensarlo dos veces empezamos a fijarnos las fechas, acomodar los tiempos, ciudades a visitar y compramos las entradas para dos conciertos; el de Milán, Italia y el de Oslo, Noruega.
Antes de viajar, por supuesto nos dimos nuestro tiempo para decorar nuestra bandera con algún mensaje al grupo y también buscamos algunos polos que hagan alusión a Indochine.
Una admiradora del grupo Indochine. Milan, 2015. Foto: Jennifer Luna
La relación tan fuente de Perú con Indochine
La bandera “rayó” por completo en ambos locales.  Es imposible describir el orgullo que se siente cuando en Milán un grupo grande de peruanos se acercó para pedirnos por favor que querían fotos con la bandera.  Y no sólo peruanos, muchos franceses, belgas y de otros lados se acercaban a preguntar cuál era esa relación tan fuerte de Perú con el grupo.  Nadie se imaginaba encontrar tantos peruanos en el local.
Seguidores de Indochine, Milan, 2015. Foto: Jennifer Luna
Los peruanos estallaron en gritos
Cuando salió Nicola al escenario fue un momento indescriptible, mi corazón no lo podía resistir, verlo ahí, de pie a tan solo 5 metros de distancia. ¡Era demasiado regalo! Cuando Nicola empezó a saludar y, al ver a tantos peruanos y franceses; preguntó si había algún italiano allí…. Saludó al público diciendo: “Good Night, Bonsoir, Buenas noches...”, y todos los peruanos estallamos en un sólo grito que fue alucinante.
Nicola Sirkis, lider de Indochine, Milan, 2015. Foto: Jennifer Luna
Me enamoré de Nicola, de su música y de Indochine
Por fin después de tantos años, me daba el gusto, no sólo de estar en su concierto, sino de cantar entendiendo lo que estaba cantando. Fueron dos horas de adrenalina pura que alcanzaron para terminar de enamorarme de él, de su música y de Indochine por completo; me habían capturado.
Una semana de espera 
Aún faltaba el segundo concierto, en el país escandinavo. La expectativa seguía, pero había que esperar ocho días para volverlos a ver. Al día siguiente del concierto tomamos nuestras maletas para hacer turismo según lo programado hasta nuestra llegada a Oslo.
Indochine, Oslo, 2015. Foto : Jennifer Luna

El primer concierto de Indochine en la sala más pequeña
Ese día, volvimos a cargar nuestra bandera hasta el Club John Dee, pensando que esta vez no sería tan famosa, pues en Oslo no hay tantos peruanos como en Milán… ¡totalmente equivocados! ... También mucha gente se nos acercó a preguntar de todo, lo que nos sirvió para hacer algunos amigos "facebookeros", y de pronto nuevamente la figura de Nicola inundaba el pequeño escenario. Tan pequeño (150 personas aprox.) que Nicola nos dijo sorprendido; ¡que ése era el local más pequeño en el que había tocado en toda su vida!
Nicola Sirkis, Oslo, 2015. Foto : Jennifer Luna
Yo estaba en el cielo
Ese concierto fue muy especial para mí, por muchas razones. Por citar algunos: pude ponerme en primera fila y disfrutar así, a menos de 80 centímetros de distancia; que Nicola me cante una de mis canciones favoritas, yo estaba simplemente en el cielo.  
Además pude observar algo que no había notado en el concierto anterior: que Nicola se esconde de rato en rato tras sus equipos, ¡para comerse un buen bocado de plátano! ... sí, lo mastica 3-4 veces y lo pasa rápido para seguir cantando. ¡Alucinante!
Estuvimos bailando como locos
Otro de los momentos especiales para mí y mi esposo, fue cuando estaba en la parte final del concierto y, nosotros bailando como locos y agitando nuestra bandera, esperando que el concierto nunca acabara, cuando de pronto Nicola, sorprendido de ver la misma bandera de Milán; miró a Félix y lo saludó poniéndole el dedo como el “Me gusta” de Facebook.  ¡Para nosotros, ese fue un cierre con broche de oro!
Nicola Sirkis, Oslo, 2015. Foto : Jennifer Luna
Espero disfrutar de algún otro concierto, algún día.
© Jennifer Luna, agosto de 2015.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.