Nicola Sirkis: "Las democracias son demasiados tolerantes con lo intolerable"

El 22 de noviembre 2018, Nicola Sirkis, el cantante y líder del grupo Indochine, fue el invitado de diario Ouest-France. Nicola evoca los problemas sociales que viene atravesando la Francia. La entrevista fue publicada el 03 de diciembre 2018.

Nicola Sirkis, en esta oportunidad haba mucho más de la música o de su grupo Indochine, esta vez nos traslada a otras esferas mucho más amplias para dar su punto de vista sobre los problemas en Francia; por ejemplo las manifestaciones de los Gilets jaunes (chalecos amarillos, que venían manifestando desde hace muchas semanas por las alza del precio del combustible y porque a miles de franceses ya no les alcanza su sueldo para cubrir sus gastos básicos del mes. El sábado 01 de diciembre 2018 fue la mayor manifestación nunca antes vista, dejando París en un paisaje desolador. Los chalecos amarillos recuperaron sus carreteras, anulando todo peaje, quemaron vehículos, etc.) y a nivel global, el cambio climático.
A continuación la entrevista a Nicola Sirkis:

¿Qué te inspira el conflicto de los chalecos amarillos?

Qué decir... En el fondo sí, en la forma no. Estamos ante personas desesperadas. Pero también personas envidiosas que quieren a los más ricos que ellos. Esto hace pensar a los "jacqueries" [Revuelta de los campesinos franceses contra los nobles, NDT]. En la época de la monarquía, la gente quería que los reyes tuvieran todo el dinero. Hoy en día escuchamos un discurso que expresa un malestar profundo pero también escuchamos discursos que no van a hacer avanzar las cosas. Escuché a una mujer decir: "Macron tiene una piscina, yo también quiero una...”

¿Este estado de ánimo te preocupa?

Sí, porque siento que estamos en un período de insurrección. Sin embargo, no debemos olvidar que vivimos en un país donde el estado proporciona muchos servicios. Hay hospitales, bomberos, policías, todo eso cuesta caro y hay que pagarlo. Y luego, al ver a la extrema derecha recuperar esta ira para aprovecharse políticamente, es deplorable y eso desacredita el movimiento. La cólera sincera se convierte a veces en gestos violentos que son realmente aterradores. ¿De qué sirve escupir a un tipo porque conduce en Mercedes?
¿Es la democracia que resulta debilitado?

Debemos respetar los principios y sobre todo el sufragio universal. No se puede decir: no iré a votar, y después cuestionar el resultado de un voto legal de los ciudadanos que fueron a las urnas. No medimos más la suerte que nosotros tenemos de vivir en un país como el nuestro. En otras naciones mucho menos placenteros, este tipo de movimiento sería reprimido mucho más fuerte.

¿Cómo financiar la transición ecológica sin pasar por los impuestos...?

Hablamos de ecología a la gente, pero están enredados en sus problemas cotidianos. Hoy en día, se les aconseja comprar un coche eléctrico. Ellos no tienen los medios. No soy un experto en el tema, pero me parece que si los lobbies petroleros no hubieran sido tan fuertes, la industria automotriz habría ido mucho antes hacia la construcción de vehículos limpios y no estaríamos aquí.
El calentamiento global está aquí, él...

Llegamos a los límites del sistema. Tenemos derecho a preguntarnos qué futuro y qué planeta les dejaremos a nuestros hijos... ¿No morirán de calor? En Francia, empezamos a tomar conciencia de todo eso. Vemos que los recursos hídricos están disminuyendo, las temperaturas están subiendo, los fenómenos climáticos se están volviendo cada vez más extremos. Sin embargo, hay un verdadero freno al  cambio. Los franceses aceptan la idea de hacer avanzar las cosas colectivamente, pero egoístamente, no nos gusta cambiar nuestros hábitos.

¿Y usted? ¿Te movilizas?

Para la gira de Meteor, habíamos contactado a Nicolas Hulot [periodista, presentador y productor de televisión, escritor, empresario y político francés. Muy comprometido con el tema de ecología y cambio climático. En mayo 2017 fue nombrado Ministro de la Transición ecológica y solidario bajo la presidencia de Emmanuel Macron: pero renunció en agosto 2018. NDT ] con la finalidad de hacer conciertos con energía eólica. Jamás logramos localizarlo. Lo dejamos allí…. Siempre es difícil hacer pequeños gestos diarios y al mismo tiempo hacer funcionar una empresa. Para las giras de Indochine, tenemos catorce camiones en la carretera... Pero eso crea empleos y hace vivir a las gente... El calentamiento global es un problema mundial. Estoy muy preocupado por los países del tercer mundo que se desmoronan bajo la contaminación y son las primeras víctimas del calentamiento global. Estoy pensando, en particular, en lo que está sucediendo en Bangladesh ... La señal de alarma ya fue activada. Espero que no sea demasiado tarde. La China ha puesto en marcha una política real, mientras tanto, tengo un amigo que vive en Shanghai: neumonía tras neumonía.

¿Todo esto es una fuente de inspiración musical para ti?

Por supuesto, regularmente tomo notas (saca un pequeño cuaderno negro de su bolso). Conservé esta frase de un poeta: "Vivimos en tierras desoladas".

¿Te parece preocupante el aumento del populismo?

Eso me asusta... En 1933, Hitler llegó al poder a través de las urnas. Termino diciéndome que las democracias son demasiados tolerantes con lo intolerable. No se defienden lo suficiente contra quienes viven de la mentira y la explotación vergonzosa de los miedos. Esto se ve en los Estados Unidos, en Brasil, en Europa... La mentira y la demagogia se han convertido en formidables armas de conquista del poder en sociedades alborotadas por todos los cambios que estamos viviendo. Me recuerda a los vendedores ambulantes en los mercados que venden a las pequeñas abuelas platos que dicen que vienen de Limoges... Y luego, cuando ellas regresan a casa, se dan cuenta de que los platos fueron hechas en. .. China. Pero es demasiado tarde.
¿El público que le sigue a usted ha cambiado?

Tenemos un público muy variado: los que nos siguen desde el inicio del grupo y una nueva generación que llega. Siento en ellos una conciencia política muy fuerte y un compromiso con las causas sociales y es bastante reconfortante. Cuando empiezo la canción College boy diciendo que la homofobia sigue ganando terreno y que tienes que ser resistente, hay una aclamación en la multitud. También veo en la sala de concierto a personas mayores de 60 y adolescentes de 15 años cantar juntos Tercer sexo, eso es reconfortante. Las personas intolerantes, homófobas y pro totalitarias no tienen lugar en nuestros conciertos.

E Indochina atrae multitudes...

Al final de la gira, ¡habremos visto a casi 700,000 personas! El rock se construyó sobre el conflicto de generacional. ¡Nosotros, los juntamos! ¡No está nada mal!
© Vladimir SØREN.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.